UN DÍA EN MI CIUDAD...

El mágico ruido de la Ciudad me envuelve. Los autos se deslizan a gran velocidad... Cada cuál que los tripula, sin saber el p...



El mágico ruido de la Ciudad me envuelve.
Los autos se deslizan a gran velocidad...



Cada cuál que los tripula, sin saber el porqué
de la prisa que llevan unos y otros...
A lo lejos se escucha con claridad el sonido
del tren, lo imaginé deslizándose veloz por



las vías...
 Justo alcé los ojos y vi un Jet que
surcaba los aires entre las blancas nubes,

ya en casi en picada, pues el aeropuerto está
a unos kilómetros de distancia de mi casa,
me gusta por las tardes casi anochecer ir a
sentarme a la terraza y verlos cruzar, grandes
y pequeños, algunos se dirigen a un aeropuerto
militar... 

El caso es que unos llegan y otros emprenden el volar..



Mi Ciudad es de climas muy severos, cuando
hace frío es muy helado y difícil de disfrutar, 
sin andar bien abrigado, y en tiempo de calor,
es deshidratante, sofocante, pues el sol arde,
 con tan radiante violencia,  invadiendo con
 sus rayos ultravioleta... 
Y si echamos a volar la imaginación podemos
 hasta pensar que estamos en el mismo infierno.
Por eso mismo, es tan imposible de resistir, el
salir a caminar y disfrutar, una mañana así tan
 hermosa:
Por la noche llovió...

 y hoy se respira un  aire puro,  fresco, y con
 ligeras briznas de lluvia.
En lugar de ir a la plaza que acostumbro ir...
Decidí ir un poco más allá de mis entornos.
Los pajarillos revoltosos y con la energía del
nuevo día, algunos peleando... Yo sonreía.

Por la calle personas caminando, también con
prisa, cada cuál sumido en su propio yo, tan
afanados, rostros austeros sin sonrisa, como 
esculpidos en roca por un escultor.
¡Hey! Recordé que yo antes era igual, austera,
 sombría, sin sonrisa, mirada temerosa y esquiva.

Me acordé de aquellos tiempos, en que un nudo
aprisionaba mi garganta...

Sin ser capaz de admirar el paisaje que veía, ni
siquiera disfrutar del aire al caminar.
Ha pasado muy poco tiempo de recibir.... 
La oportunidad de una nueva vida... 
A tientas como en oscuridad, temiendo vivir de
nuevo...

Pero aquí estoy... Ahora llevo una vida diferente,

sin prisas, sin agobios, las sombras que me rodeaban
se han ido... 
He aprendido a sonreír de nuevo... No a cualquier
persona... No a cualquiera llamo amigo.
Pero mi sonrisa es sincera y mi mente clara y sin
malicia.

You Might Also Like

0 comentarios